Uso de teléfonos móviles

Comienza el mayor estudio hasta la fecha de los efectos del uso de teléfonos móviles a largo plazo. Este estudio pondrá en seguimiento a cuarto de millón de personas de 5 países europeos, durante un periodo de hasta 30 años.

Movíl

La diferencia de (COSMOS) frente a otros estudios ya realizados, es que se seguirá el comportamiento de los usuarios a tiempo real.

Los estudios de este tipo realizados a día de hoy, se diferencian principalmente de COSMOS, en que se realizaban a personas que antes ya habían sufrido una enfermedad. Pero la diferencia más importante radica en la duración del estudio, ya que solo durante los últimos 10 años los dispositivos móviles se han implantado de manera masiva.

Los estudios previos realizados por grupos como la OMS, no han encontrado evidencias de que el uso de teléfonos móviles dañe la salud de una manera cuantificable. Pero el que el estudio se realice a largo plazo se cree concluirá en resultados más ajustados. Con un seguimiento a 10, 20 o 30 años habrá plazo suficiente para que se desarrollen posibles enfermedades.

El seguimiento a usuarios se hará entre participantes reclutados en Gran Bretaña, Finlandia, Países Bajos, Suecia y Dinamarca. Los datos los facilitarán las compañías móviles colaboradoras a través de facturas y perfiles de cada voluntario.

Se trata de buscar vínculos con enfermedades neurológicas tales como el Alzheimer y el Parkinson, para ello se tendrán en cuenta pequeños detalles como el método de utilización del teléfono. LLevar el teléfono en el bolsillo, utilizarlo con un kit de manos libres, serán datos que pasarán a formar parte de la matemática de este estudio.

Los resultados de COSMOS se anunciarán a medida que avancen los próximos años, pero de momento lo que ya sí sabemos, es que serán muy fiables.

 

Deja un comentario